Argentina suspende las repatriaciones por temor a contagios masivos

Nacionales 27 de marzo de 2020 Por Ahora Las Flores
La medida afecta a unos 10.000 viajeros, que se encontraban en el exterior durante el inicio de la cuarentena contra el coronavirus
repatriados

Argentina ha dejado de repatriar a sus ciudadanos en el extranjero. “Salvo algún caso excepcional, los regresos están restringidos”, ha declarado el presidente Alberto Fernández. “Tendrán que esperar un poco”, ha añadido. La cancelación de vuelos extraordinarios de repatriación afecta a unas 10.000 personas, según diversas estimaciones, y se debe al temor a que el aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, se convierta en un foco masivo de contagio de coronavirus.
Cinco muertos en motines en cárceles argentinas durante la cuarentena por el coronavirus
Los militares argentinos se suman a la lucha contra el coronavirus

Aerolíneas Argentinas, Latam y otras compañías han realizado más de cien “vuelos de excepción” desde el 13 de marzo, cuando entró en vigor la obligatoriedad de cuarentena para pasajeros procedentes de zonas de riesgo, y unas 85.000 han ingresado en el país a través de Ezeiza. Se han dado varios casos de viajeros enfermos de coronavirus que pueden haber contagiado al resto del pasaje.
Un caso notable se produjo este miércoles. Ricardo Cirielli, dirigente de la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico, difundió ese día el mensaje siguiente: “Hoy llegó de Madrid el vuelo de Aerolíneas Argentinas AR1133. En pleno vuelo se enfermó un pasajero con todos los síntomas de coronavirus: tos, fiebre, dificultad para respirar. Fue atendido por un médico que estaba entre los pasajeros. El pasajero comentó que hacía siete días que tenía síntomas y para bajar la fiebre había tomado paracetamol. No avisó antes de subir”.
El pasajero en cuestión fue trasladado a un hospital tras el aterrizaje. Los demás fueron sometidos a cuarentena, tras serles tomada la temperatura, dar sus teléfonos y firmar una declaración jurada sobre su estado de salud. La organización de esas cuarentenas resulta discutible. En algunos casos, los pasajeros han tenido que esperar hasta 12 horas en hangares aeroportuarios para luego ser trasladados a sus domicilios o, en caso de los no residentes en la capital, a algunos de los hoteles de la capital habilitados como centros de internamiento. Hay quejas sobre las condiciones higiénicas de esos establecimientos.
Las organizaciones profesionales de personal aéreo y de tierra han denunciado en diversas ocasiones el riesgo al que se exponen durante las repatriaciones. El hecho de que entre los ciudadanos que reingresan en el país haya enfermos que ocultan su estado (hay varios casos comprobados, como el procedente de Madrid y otro procedente de Panamá) y de que al menos una empleada de Aerolíneas haya sufrido contagio (otras dos muestran síntomas y esperan el resultado de los análisis) ha generado tensión en el aeropuerto.
El presidente Alberto Fernández ha indicado que se intentaría repatriar con vuelos militares a algunos ciudadanos mayores de 65 años en situación de riesgo, y que se organizaría algún tipo de ayuda para los que tuvieran que permanecer en el extranjero. Diputados de la oposición, como el radical Álvaro de Lamadrid, rechazaron la medida: “Le pedimos al presidente que no abandone y deje sin medios a los miles de argentinos que no pudieron regresar. Pueden enfermarse y no ser atendidos. Es un tema de solidaridad. No los castigue”, dijo Lamadrid.