Fernández reconoció que la reforma judicial crea muchos juzgados, pero "no cuesta lo que dicen que cuesta"

Interés General 10 de septiembre de 2020 Por Ahora Las Flores
El presidente indicó que "nadie está destinando hoy un centavo a esos jueces porque esos jueces no existen: cuando se creen, no van a poder existir hasta que tengan presupuesto y serán objeto de debate en cada Presupuesto".
albe

El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que el proyecto de reforma judicial crea "muchos" juzgados, pero aclaró que "no hay un tiempo perentorio" y remarcó que "la ley no cuesta lo que dicen que cuesta" en la oposición.
"El proyecto lo que hace es disponer la creación de una serie de juzgados y cámaras. Efectivamente son muchos, pero no hay un tiempo perentorio de creación. Además, necesita contar con presupuesto en cada caso para poder hacerlo", sostuvo el mandatario.

 En declaraciones a Radio Con Vos, el jefe de Estado destacó que "por lo tanto, nadie está destinando hoy un centavo a esos jueces porque esos jueces no existen: cuando se creen, no van a poder existir hasta que tengan presupuesto y serán objeto de debate en cada Presupuesto".

 Están autorizando a crearlos, pero la creación viene con el presupuesto, que hoy no está", añadió.

 En ese sentido, Fernández rechazó las críticas de los legisladores de Juntos por el Cambio respecto al costo económico que tendría la reforma judicial e indicó que "la ley no cuesta lo que dicen que cuesta".

 El cálculo que nosotros hacemos sobre cuál sería el costo de esos 23 juzgados federales en la Ciudad de Buenos Aires es de aproximadamente 1.900 millones de pesos. Ésto demanda un tiempo de creación y puesta en marcha. No es que sale la ley y mañana sacamos 1.900 millones de pesos y los ponemos en juzgados", concluyó.

 Actualmente, el proyecto de reforma judicial cuenta con media sanción del Senado y debe tratarse en la Cámara de Diputados, aunque el Frente de Todos desaceleró el tratamiento porque no tiene asegurado el número para aprobar la norma, ni el respaldo para alcanzar el quórum.